Alejandro Magno y sus naves

%home%
%home%

Helena López-Casares

@helenacasares

Alejandro III de Macedonia, más conocido como Alejandro Magno, es uno de los personajes más estudiados y seguidos de la Historia. Su vida está rodeada de leyenda. Alejandro accedió al trono a la edad de 20 años en el 336 a. C., tras el asesinato de su padre Filipo II. Previamente, el monarca se preocupó por darle la mejor formación a su hijo, procurándole una vasta experiencia militar y encomendando nada menos que a Aristóteles su formación intelectual.

[pullquote]La ampliación de las fronteras de su imperio parecía no tener límites[/pullquote]

Alejandro Magno estuvo los primeros años de su reinado conteniendo a los pueblos sometidos a Macedonia, que decidieron aprovechar la muerte de Filipo para rebelarse. Una vez impuesta su autoridad puso en marcha la campaña que le dio fama e inició una política expansiva que le llevó a conquistar Persia, Anatolia, Fenicia, Gaza, Siria, Egipto, Judea y otras muchas regiones. La ampliación de las fronteras de su imperio parecía no tener límites.

¿Y cómo lo consiguió? ¿Cómo logró llegar tan lejos e imponerse a sus enemigos con un ejército relativamente pequeño? Alejandro, como gran estratega que era, sabía cómo organizar los recursos con los que contaba y dónde introducir las innovaciones militares, las cuales le proporcionaban una serie de ventajas añadidas. Este conocimiento técnico fue básico para la gestión de sus equipos, pero había algo más.

Alejandro Magno tenía visión y una gran confianza en sí mismo. Él se veía como una persona capacitada, tenía ganas de trascender y ese compromiso consigo mismo le ayudaba a relativizar los obstáculos que encontraba a su paso. Ese convencimiento que tenía acerca de sus capacidades le otorgaba un gran carisma. Además, la fe en que sus sueños se iban a cumplir le impedía decaer. Esta forma de ver la vida se contagiaba a sus ejércitos.

Cuentan las crónicas de la época que durante una de sus conquistas, con el fin de alentar a sus hombres, ya cansados, a que continuasen quemó las naves para que no contemplaran la opción de volver atrás. Sin transporte para hacerse de nuevo a la mar y regresar a casa su ejército vio que la única alternativa de supervivencia era luchar para vencer.

Esta anécdota histórica se utiliza como metáfora para explicar que una de las formas más efectivas para superarnos, llegar a cotas más altas y alcanzar grandes logros es quemando nuestras propias naves. Hay que dejar atrás lo que nos impide sacar la mejor versión de nosotros mismos, lo que nos frena y no nos deja desplegar nuestras alas, hay que dejar de lado nuestras inseguridades y miedos con el fin de salir de nuestra zona de comodidad y entrar en el terreno desconocido, pero lleno de oportunidades, que está formado por la mágica zona de crecimiento. ¿Te decides a quemar tus naves?

COMPARTIR
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn