Al despacho con batuta

Redacción

12 de enero de 2015

Iñigo Pirfano es director de orquesta. También filósofo. Así, una de las primeras comparaciones que realiza es la de CEO o director general con el director de orquesta. Cómo director de orquesta la motivación es importantísima en la cohesión de los músicos tanto como de los empleados en el caso de las empresas. Ese trabajo de motivación e inspiración tiene como objetivo hacer que los instrumentistas acaben por reaccionar como un grupo con espíritu propio. Liderar ese proceso exige una voluntad honrada y plena, que no admite fracturas entre lo personal y lo profesional.

Para Pirfano “la autenticidad de las personas es lo que dota de autoridad al verdadero líder de la empresa”.  Esta autenticidad no se puede fingir por lo que un ambiente en el que se sabe comprendida y se siente querida va a dar lo mejor de sí mismo.

COMPARTIR
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn