8 prácticas para ser un mal líder

 

Llevar las riendas de un equipo es difícil. Conseguir un estilo de liderazgo positivo para nuestro equipo es el reto de muchas personas. Sin embargo aún hay muchos errores comunes a todos los grupos de trabajo.

Si buscas ser un buen manager, evita estas prácticas de gestión:

1) Mima demasiado a sus empleados

Si en tu equipo hay alguna persona que no cumple con su trabajo, no se lo digas. Es preferible extender plazos, aligerar cargos y reforzarle en su propia decisión que ayudarle a mejorar.

2) Microgestiona

Nunca está de más explicar a alguien cómo debe hacer algo, aunque lo deba saber ya. Hacerlo más allá de los periodos de prueba nos lleva a no dejar al equipo pensar por sí mismo. Algo parecido sucede si demandamos actualizaciones minuto a minuto de la gestión del tiempo de cada persona.

3) Promueve a alguien más allá de sus habilidades

Los grandes trabajadores siempre son grandes ejecutivos. Dar responsabilidad a alguien más es una gran manera de ayudar a aprender, y no hay límites para la cantidad de gente puede manejar la responsabilidad o la rapidez con que pueden aprender. El tiempo para que alguien ascienda nunca es un problema, aunque apenas haya tenido tiempo de asentarse cuando le empujamos a otra tarea.

4) La amenaza es una buena aliada para vivir tranquilo

Las presiones de la dirección puede ser un reto. Por eso, nuestro equipo tiene que tener las consecuencias del fracaso (despidos o cierre de  proyectos) siempre en su cabeza. El equipo va a responder por el cierre rápido de lo que había creído posible, y entonces conseguiremos la paz mental que siempre quisimos.

5) Obsesión con la jerarquía

Sé claro con quién tiene prioridad sobre quién y qué autoridad reemplaza a otra. Recuerda a la gente de estas realidades en cada oportunidad. El personal subalterno necesita saber su lugar, y el personal superior sentir el peso.

6) Ten cuidado con la inteligencia del equipo

Si los empleados ofrecen ideas, diles que no les pagan por pensar. Muchos retos son precursores del fracaso.

7) Vive en un permanente estado de emergencia

A veces las cosas son urgentes, y la gente tiene que trabajar horas extras o aumentar su enfoque. Así que si usted hace todo lo que una emergencia todo el tiempo, el equipo va a trabajar hasta que la gota, y sobresalir sin fin. Recuerde el mantra: «No, no puedo esperar hasta el lunes».

8) No hagas caso de problemas personales

Cuidado con participar en las cuestiones interpersonales en el camino de la productividad. Al final las cosas se salen, ¿por qué participar? Si todo pone muy mal, siempre se puede empezar cerrando la puerta de la oficina.

COMPARTIR
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn