¿Cómo afecta el calor a nuestro trabajo?

Redacción

16 de junio de 2014

En 2014 podrían perderse un total de 84 jornadas laborales en la ciudad de Madrid a causa de las elevadas temperaturas, según un estudio realizado por Mitsubishi Heavy Industries y Digital Meteo sobre el calor en las principales ciudades españolas. El número de días no productivos se elevaría a 90 en Barcelona, 96 en Valencia y 142 en Sevilla, mientras que en Santa Cruz de Tenerife apenas serían 3 y no se perdería ninguna en Bilbao.

Según la legislación vigente, no se puede trabajar en el interior de un edificio si la temperatura supera los 27ºC. El presente estudio analiza el número de días susceptibles de tener que encender el aire acondicionado en los puestos de trabajo de diferentes ciudades españolas. De no ser así, las empresas podrían llegar a perder hasta 84 jornadas laborales en el presente año.

El estudio, elaborado por los especialistas de tumeteo, analiza las medias diezminutarias de los últimos cinco años en estas ciudades, tomando como referencia que la temperatura registrada en el interior de un edificio es en un 90% de los casos entre 3 y 5 grados superior a la media registrada ese día.

El peor tramo en cuanto a calor se refiere se registra entre el 20 de junio y el 3 de septiembre, días en los que se superan ininterrumpidamente los 27ºC de temperatura interna. El estudio también revela que el peor día para trabajar en una oficina es el 31 de julio, cuando se alcanza una temperatura media interna de 34,5ºC, casi ocho grados por encima del máximo legal permitido para ello.

El verano en Madrid es una estación realmente cálida y entre finales de julio y los primeros días de agosto las temperaturas máximas se acercan a los 40ºC. En estas jornadas, la temperatura interna de una oficina puede dispararse hasta cerca de los 35ºC, por lo que es fundamental el uso del aire acondicionado.

Más humedad en Barcelona y en Valencia
En Barcelona el efecto regulador del Mediterráneo provoca que el verano llegue con bastante retraso a la ciudad condal. El mes de mayo suele ser bastante llevadero y por término medio hasta el 15 de junio no llega el calor sofocante que hace obligatorio el uso del aire acondicionado. La segunda quincena de agosto es la más calurosa en Barcelona, con valores mínimos muy altos, que difícilmente bajan de los 25ºC y que impiden el refrescamiento de los edificios, y aún en la primera mitad del mes de septiembre las temperaturas son realmente calurosas.

En Valencia las características son muy similares a las de Barcelona. El verano llega con retraso y es en junio cuando se hace imprescindible el aire acondicionado para poder trabajar. Julio y agosto son meses realmente sofocantes. Las máximas son elevadas aunque bastante contenidas debido a la brisa marítima, pero las temperaturas mínimas son las que marcan la diferencia, ya que en ocasiones se sitúan alrededor de los 26ºC o incluso 27ºC. Esto ocasiona que la ventilación nocturna sea nula y que haya que usar el aire acondicionado desde las primeras horas de la mañana.

Sevilla, la más calurosa
Sevilla es, junto a Córdoba, la capital de provincia más calurosa del país. El verano en Sevilla es muy largo y muchos años abarca desde mayo a septiembre. Por término medio la temperatura media interna en el mes de abril es inferior a los 27ºC, aunque existen días puntuales en los que se supera este valor y en los que por lo tanto habría que hacer uso del aire acondicionado en los puestos de trabajo conforme a la legislación vigente

Santa Cruz de Tenerife y Bilbao, con temperaturas más bajas
Las ciudades de la costa cantábrica disfrutan de un clima mucho más llevadero en verano que el resto del país. En el análisis de los últimos 5 años realizado por tumeteo no se ha encontrado ningún día en la serie que supere los 27ºC en el interior de los edificios, pero si hay bastantes días que se sitúan muy cerca.

En las Islas Canarias nos encontramos un clima es ideal para el bolsillo, ya que ni en invierno hace falta usar demasiado la calefacción, ni en verano hace falta usar demasiado el aire acondicionado. Los vientos Alisios tienen gran culpa de esto y tan sólo cuando dejan de soplar por algún motivo es posible tener alguna importante ola de calor en el archipiélago.

COMPARTIR
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn